22 de Septiembre, 2018
Radio Mercosur
Mundo

El Gobierno confirmó la compra de cinco aviones de guerra a Francia

Son para el manejo del espacio aéreo durante la cumbre del G-20, a fin de año. Gastó 12,5 millones de euros. Se trata de 5 aparatos Dassault Super Étendard Modernise.

Responsive image
A fin de año Argentina será sede de la cumbre del G-20 y como parte de la serie de medidas para mejorar la seguridad el Gobierno oficializó la compra de cinco aviones de guerra Super Étendard modernizados a la Marina Nacional Francesa.
 
Según la resolución 962/2018, publicada esta semana y que ya se había anunciado en septiembre del año pasado, la compra de los aviones construidos entre el 1978 y 1982, fue por un total de algo más de 12 millones de euros.
 
 
Super Etendard. Cinco de estas aeronaves construidas entre 1978 y 1982 y ahora modernizadas fueron compradas a Francia por 12.550.000 euros.
 
Además de las cinco aeronaves, la compra incluye el seguimiento técnico, piezas de recambio, bancos de prueba, valijas de prueba, equipos de misión, herramientas y un simulador.
Con estos aviones, el Ministerio de Defensa espera custodiar el cielo argentino a fin de año, cuando numerosas delegaciones extranjeras sobrevolarán el país y anclarán barcos en el Océano Atlántico para cuidar de presidentes como Donald Trump (EE.UU.), Xi Jinping (China), Vladimir Putin (Rusia) y Emmanuel Macron (Francia), entre otros.
 
Según había adelantado la cartera de Defensa, manejada por el ministro Oscar Aguad renegoció los contratos, bajó los precios y así se pudo cerrar la operatoria de los cinco cazabombarderos. Los pilotos argentinos los conocen muy bien, ya que los Super Etendard fueron usados por la fuerza nacional durante la guerra de las Malvinas. Estos pueden aterrizar en portaaviones.
 
Desde el Ministerio de Defensa confirmaron a Télam que la operación tiene un costo cercano a los 12,5 millones de euros, y que los cinco aviones llegarán desarmados en contenedores junto a los repuestos cerca de fin de este año, por vía marítima.
 
La operación ya había sido rubricada por el ministro Oscar Aguad, que tiene previsto un viaje a Francia, mientras que en las últimas horas el embajador francés en la Argentina, Pierre Henri Guignard, confirmó la venta en declaraciones periodísticas.
 
La adquisición de estos aviones forma parte de la recuperación de capacidades defensivas de Argentina, y desde Defensa esperan que alcancen condiciones operativas a tiempo para sumarse al operativo de seguridad de la cumbre del G-20 del año próximo en nuestro país, dónde trabajarían junto a los A-4AR e IA-63 Pampa de la Fuerza Aérea Argentina.
 
La compra llegó después de una tensión entre los gobiernos de Francia y Argentina por la suspensión aquí de la compra de cuatro barcos patrullas también para la Marina y que generó distintos cortocircuitos diplomáticos. 
 
 
A raíz del anuncio de la compra de los aviones de guerra, la prensa británica informó que el Reino Unido invirtió más de 100 millones de dólares en un escudo de misiles para proteger las Islas Malvinas.
 
Ante la consulta de Télam, desde la cartera de Defensa afirmaron que la Argentina no tiene planificada la compra de ningún otro avión de combate y que los esfuerzos para equipar con este tipo de aeronaves a las fuerzas armadas se concentrarán en el desarrollo y la producción de la versión artillada del entrenador avanzado IA-63 Pampa, proyecto en el que se busca cerrar acuerdos de cooperación con la firma alemana Grob y la sudafricana Paramount.
 
Los cinco aviones comprados a Francia fueron modernizados por ese país en distintas ocasiones a los largo de los últimos 30 años dotándolos de mejores sistemas de radar, electrónica y la capacidad de configurar su carga para una gama más amplia de misiones que su concepción original cómo avión de ataque naval.
 
 
 
Fuente: CLARIN – Cronista –